viernes, 16 de julio de 2010

Microcuentos.


Acá tengo una breve compilación de microcuentos (podríamos llamarla "Primera Compilacion". PC, por sus siglas) que he escrito y he dejado en Twitter. Hay algunos inéditos. Have Fun!


Despedida. Todos le dijeron adiós. Él no respondió y se echó a dormir. Ellos se fueron, murmurando.


Amanecer. Sacudió las alitas. Sacó una corbata de la panza rosada, la colgó con descuido en su cuello y se echó a soñar.

Complot. La hora era la misma desde el día anterior. No tenía sueño, hambre, sed, ni cansancio. Pensó que todo era un complot del amor.


Actos de Guerra. Desenvainó la espada y la levantó al cielo, gritando ferozmente. La guardó y practicó de nuevo la operación el resto de la tarde.


Encuentro. Está bajando por ese oscuro pedacillo de calle... Esperen... ¿Es pedacillo o pesadilla?


Escape (Lease como película en inglés: Sskeip). Él estaba escapando por la puerta trasera, y no recordaba que es allí el lugar preciso donde ellos esperan...


4:30 P.M. Un par de manzanas hacían el amor, y cerca del árbol, en un acto no menos bizarro, un niño devoraba a otra manzana...


Mundo Completo. ¡Se amaban! El resto, era un añadido pues...


Lights Out. Cuando apagaba las luces, el miedo aparecía como terrible espectro acechando la habitación. Cuando encendía la luz de nuevo, el miedo se escondía debajo de la cama, temblando.


Soledad. Sentía que su soledad la acompañaba en ese terrible dolor. Sonrió débilmente con amargura y eso le pareció una maldita broma de mal gusto.


Realidad. El tiempo no habia muerto: Era el reloj quien había dejado de funcionar.


El Próximo Movimiento: Ganar. Era la hora decisiva: Debía tomar una decisión prontol que le llevara al éxito. De eso dependía el todo del día. Se acercó pues a ella y tímidamente le dijo:"Hola..."


La Mentira. "Te amo", murmuró ella.


El Vino Triste. El vino estaba triste, saboreó su propia esencia y... terminó siendo sólo jugo de uvas.


El Sapo. En su estanque apacible, por las tardes meditaba si el beso de alguna señorita material girl, surtiría efecto en su cuerpo: él también era vanidoso y merecía una oportunidad.


El Gatito Moribundo. El gatito de la niñita agonizaba. Con breves espasmos revelaba su ingrato sufrimiento. La niña estaba frente a él. No lloraba. Es más, se le veía feliz. La madre dudaba si su hija tenía corazón de piedra o si disfrutaba la agonía de los animales y en el fondo de su corazón maternal, se preocupó. Pero lo que no sabía es que su hijita, aguardaba con grandes esperanzas, la resurrección del gatito en una de sus seis restantes vidas…

4 comentarios:

The Amelie dijo...

Que puedo decirte...simplemente me encantan, además de que soy adicta a ellos, escribirlos me saca una sonrisa siempre!!

Saludillos mi querido Shoko, sigamos inundando el twitter de microcuentos hasta que la ballena nos alcance jaja

SK Mario dijo...

Que buena entrada, saludos cordiales joven!

Anónimo dijo...

Me encantaron!! ¿Por qué no mandas algunos a www.cuentosymas.com.ar
Allí publican muchos relatos cortos!

Rodrigo Ramos dijo...

Me gustaron varios.

Solo que dudo que el último tenga 140 caracteres, pero a saber.

Saludos.